Dólar estable y desaceleración de la inflación: ¿cuándo se verá un impacto real y bajarán los precios?

Consumo complicado, con 6% de caída para el último trimestre del año (Getty)
Consumo complicado, con 6% de caída para el último trimestre del año (Getty)

La cotización del dólar sigue en baja y desde el Gobierno y las consultoras ya proyectan una caída de la inflación para los próximos meses. Sin embargo, los precios siguen aumentando semana a semana. ¿Por qué no dejan de subir? Para los economistas la palabra clave es “expectativas”.

“Cuando el tipo de cambio sube, los precios acompañan por el componente que tiene que ver con el dólar. Pero cuando el dólar baja, generalmente los precios no acompañan hacia abajo por varios motivos. Uno es la expectativa de lo que pueda pasar hacia adelante“, dijo Marina Dal Poggetto, directora del estudio EcoGo.

El dólar no es lo único que influye en los precios -explicó- también están la estructura de costos de cada empresa, los salarios y los impuestos. A lo que se suma la inercia de los aumentos en las tarifas y en los combustibles.

Otro dato es la inflación mayorista que, en los primeros nueve meses del año, fue de 66,1% frente a una suba minorista que fue del 32,4%. Esos 33,7 puntos de diferencia marcan la presión y el recorrido que aún pueden tener los precios. Aunque desde los supermercados advierten que hay factores que están poniendo un freno a los aumentos.

Respuesta de los consumidores

“La expectativa de inflación entra en tensión con el nivel de propensión al consumo, que es bajo, a pocas semanas de las fiestas”, destacaron en una de las cadenas.

La expectativa de inflación entra en tensión con el nivel de propensión al consumo  que es bajo, a pocas semanas de las fiestas

Con todo, el retroceso del dólar durante el mes pasado no alcanzó para contener la suba de precios: en octubre, el tipo de cambio recortó un 12%, después de haber concluido septiembre en un precio récord de $41,87. Sin embargo, la inflación en el mismo período -según las cifras de las consultoras- avanzó por encima del 5 por ciento.

En el rubro alimentos, según un relevamiento de la asociación Consumidores Libres, el precio de una canasta básica de alimentos de 38 productos tuvo un aumento del 5,4% en octubre. En algunos productos, como arroz, jabón en polvo y detergentes, los incrementos fueron superiores al 15% y en algunos casos llegaron al 23 por ciento.

Las presiones en los precios no dependen solamente del dólar (Getty)
Las presiones en los precios no dependen solamente del dólar (Getty)

“La presión para recomponer los salarios, el bono de fin de año, la Nación, las provincias y los municipios que están tratando de ver cómo recaudan más o aumentan el impuesto inmobiliario”, enumeró Dal Poggetto como otro factores que mantienen la inflación en alza.

Hay poco lugar para que las empresas puedan recomponer los márgenes porque tenés recesión. Pero las presiones están, por eso es difícil que los precios bajen cuando baja el dólar“, agregó.

En este contexto, ¿cuándo finalmente se podrá ver una estabilidad en los precios? Desde EcoGo aseguran que con el dólar más tranquilo, la dinámica inflacionaria se va a moderar pero seguirá en niveles altos: con un pronóstico de 5,8% para octubre y de 3% para noviembre y diciembre.

Con el dólar más tranquilo, la dinámica inflacionaria se va a moderar pero seguirá en niveles altos

“Los precios son inflexibles a la baja en este país. La incertidumbre financiera sigue latente. Tendemos a pensar tan en el corto plazo que vemos un mes de estabilidad cambiaria y nos emocionamos. Pero necesitás una estabilidad de acá a fin de año por lo menos”, advirtió Nicolás Crespo, analista económico de la consultora Elypsis.

Aunque la situación actual pueda recordar a la crisis de 2002, los economistas señalan varias diferencias entre los dos momentos. “En la salida de la devaluación, en 2002, los márgenes minoristas se mantuvieron muy bajos durante mucho tiempo, casi hasta 2007, pero había una economía que se estaba reactivando y los comercios compensaron menores márgenes con mayores cantidades. Eso no es tan evidente ahora”, indicó Dal Poggetto.

Esperan que la dinámica inflacionaria se modere pero que siga todavía alta (Reuters)
Esperan que la dinámica inflacionaria se modere pero que siga todavía alta (Reuters)

En ese momento, la salida de la devaluación se dio luego de 10 años de estabilidad den los precios, los contratos de tarifas se congelaron y no habrá presión para recomponer salarios. La inflación entonces fue 41% en un año pero al segundo año cayó al 3,7 por ciento.

Un problema de expectativas

Hay un problema de expectativas de nuevo con un tipo de cambio que se está atrasando en torno a los $36. Llegó hace un mes arriba de $40 y el empresario ajustó precios en torno a los $40 porque sabe que en el corto plazo seguramente va a alcanzar esa cifra”, señaló Horacio Larghi, director de la consultora Invenómica.

“La inflación va a ir bajando porque no hay consumo. Es multicausal y el tema monetario no explica el 100%. Seguramente, el año que viene la inflación va a ser más baja pero estará alrededor del 30% en un año de elecciones y con contracción monetaria. Alta inflación y contracción de la economía es el peor de los escenarios advirtió”, advirtió el economista.

La consultora estima que los salarios y el consumo difícilmente puedan recuperarse en el primer trimestre de 2019.

La inflación va a ir bajando porque no hay consumo. Es multicausal y el tema monetario no explica el cien por cien

El consumo, cada vez más complicado 

En este marco de suba de precios y caída del salario real, el consumo masivo cayó un 2% en el tercer trimestre del año, en comparación con el mismo período del año pasado. Fue el primer registro negativo del 2018, lo que marca una caída anual de un 2%, según el análisis de la empresa Kantar Worldpanel.

La calma cambiaria aún no impactó en las expectativas de consumo (Lihue Althabe)
La calma cambiaria aún no impactó en las expectativas de consumo (Lihue Althabe)

“El acumulado de julio, agosto y septiembre es el primer trimestre completo posdevaluación con aceleración de inflación donde visualizamos de forma más clara la reacción de los hogares argentinos“, sostuvo Federico Filipponi, director Comercial de Kantar Worldpanel.

La proyección general para el último trimestre del año es cercana a una caída de un 6%. Con ese porcentaje, el cierre anual del consumo tendría una caída de un 1,8% respecto al año pasado y la proyección total del consumo para 2019 rondaría nuevamente el mismo valor negativo: 2,1%.

El cierre anual del consumo tendría una caída de un 1,8% respecto al año pasado

En una de las principales cadenas de supermercados confiaron a Infobae que hay dos fenómenos que se balancean entre sí: la perspectiva de inflación que reportan las consultoras privadas y, por otro lado, cierta estabilización del tipo de cambio, la caída de índices de actividad y de confianza del consumidor y el abandono de algunas categorías por parte de los hogares.

“En esta tensión estamos manteniendo nuestro foco en la propuesta de precios. La única opción que tenemos para no trasladar a precios es siendo muy eficiente en la operación de nuestro negocio“, explicó.

Seguí leyendo:

Dudas entre los economistas sobre la proyección del FMI para el consumo de 2018 y 2019

Uno por uno, cuánto aumentaron los principales gastos de una familia tipo en lo que va del año



FUENTE: INFOBAE NOTICIAS

Sé el primero en comentar en"Dólar estable y desaceleración de la inflación: ¿cuándo se verá un impacto real y bajarán los precios?"

Dejá un comentario

Tu dirección de Correo Electrónico no será compartida


*